Página inicial > Oriente > Coomaraswamy Sunnata

Coomaraswamy Sunnata

domingo 20 de março de 2022

      

Termos Pali
sunnata. La «Vacuidad» (sunnata) en los contextos pali no es el Cero   metafísico (el Não-Ser - No-Ser como el principio del Ser, la Possibilidade - Posibilidad Infinita en tanto que distinguida de la Atualidade - Actualidad Indefinida), sino una característica de este mundo, como en Samyutta Nikáya IV.295-96, donde se ha explicado que cuando el Mendicante retorna de una Contemplación como de muerte  , en la que la consciencia y la sensación   habían estado   detenidas, «tres toques le tocan», «la vacuidad (sunnato-)», «la sin-formeidad (animitto-)» y «la no hechura de planes (appanihito-phasso)», y él discrimina (viveka) en consecuencia; y el significado de la «vacuidad» es explicado en Majjhima Nikaya I.29, donde «la emancipación de la Vontade de Deus   - Voluntad por la Vacuidade - Vacuidad (sunnata ceto-vimutti) es consecuente con la comprehensión de que "este mundo está vacío de Espírito - espíritu o de algo espiritual" (sunnam idam attena vá attaniyena vá)»; sunnatá es sinónimo de anatta  , del cual, en realidad, solo parafrasea y aísla el privativo an. No hay duda de que es en el mismo sentido como en Anguttara Nikáya I.72, «los textos están acoplados con "vacuidad" (suttanta, sunnata-patisannuta)»; de hecho, no hay nada más característico de la ensenanza budista que su constante recurso a las negaciones (sobre todo en el sentido de la palabra anatta), las cuales llenaban de perplejidad incluso a algunos oyentes de la época. La negación de espiritualidad a las cosas contingentes, en particular, es una negación de toda esencia real a estas cosas en sí mismas, y forma así la base de la arrolladora doctrina sunyaváda, que, en el Mahayana, no niega solo todo «valor  », sino también toda esencia, incluso a la llegada del Buda   - Buddha y a la promulgación del Dhamma   mismo. Si una tal doctrina nos perturba, puede encontrarse expresada más digeriblemente en el Vajracchedika Sutra   de la siguiente manera, «Aquellos que me ven en el Corpo - cuerpo (rupená) y me piensan en sonidos (ghosaih), su modo de pensamiento es falso, ellos no me ven en absoluto... El Buda - Buddha no puede comprehenderse adecuadamente (rju boddhum) con ningún medio (upayena)» [1]. No que los «medios» no sean dispositivos a una recta comprensión [2], sino que si se consideran como fines, incluso los medios más adecuados son un obstáculo. En una iconoclasia tan radical como esta todas las ensenanzas tradicionales están finalmente de acuerdo. Lo que es verdadero para la ética es verdadero también para los soportes de contemplación: como en la bien conocida Parábola de la Balsa, los medios ya no son de utilidad alguna cuando se ha alcanzado la meta.



Ver online : Coomaraswamy


[1A. F. Rudolf Hoernle, MS. Remains, I, p. 270).

[2Cf. Mundaka Upanixade - Mundaka Upanishad III.2-4, etair upayair yatate yastu vidvan, visate brahmadhama.