Página inicial > Palavras-chave > Termos > eos / Ἕως / aurora

eos / Ἕως / aurora

      

gr. eos = aurora; o início do dia: a primeira luz emanada do sol. [Platão]


Ananda Coomaraswamy

Los himnos védicos a la Aurora se referían primitivamente a su primera aparición en el comienzo del ciclo  , y, por analogía, a su constante reaparición ( esta interpretación cosmológica, conforme con el comentario de Sayana, no excluye en absoluto la tesis de Tilak sobre el "largo día" y la "larga noche": sólo en el Polo Norte   hay una Aurora en el año ); cf. I, 129, 3, donde la Aurora, volviendo día tras día, "conoce el nombre del primer día". De la misma manera, los "Días" son ante todo períodos   de tiempo divino y sólo por analogía son días humanos; "Día tras día se agita el centelleo de las Aguas" ( II, 30, 1 ). [AKCgraal  :Nota]


«Siniestro» también en un sentido literal: pues el acto de creación y de procesión es una extraversión, como aparece en innumerables textos, por ejemplo, X.124.4 «el reino fue revertido» (pary avartmstram), IV.1.2 «Oh Agni  , vuelve en redondo a tu hermano   Varuna  » ([...]), cf. Aitareya Brahmana   IV.5 donde, puesto que los Ángeles y los Titanes   eran de igual heroísmo, «hubo un retraso en la reversión» (na vyavartanta) de éstos; y esta extraversión es un giro a mano derecha o en el sentido del sol, como en III.19.2 = IV.6.3 «Agni, elige a la derecha el oficio angélico» ([...]), o X.22.14 donde «Tú (Indra  ) heriste a Susna a la derecha (pradaksinit) por causa   de Vishvayu» (es decir, de Agni). Cf. Satapatha Brahmana   III.2.1.13 y VII.5.1.37.

Si se recuerda que la Noche   y la Aurora son las dos esposas de Indra (Vajasaneyi Samhita III. 10, citado arriba) es evidente   que Rg Veda   Samhita X.145 —en aplicación a un hechizo dirigido contra una coesposa (sapatnibadhanam)— es por su primera intención una imprecación lanzada por Indrani misma, a quien se atribuye el himno, contra su hermana rival la Noche; mientras que X.129, atribuido a Sac Paulomi (Indrani) es su canto   de triunfo (cf. X.125, atribuido a Vac). Atharva Veda I.14, es apotropaico en el mismo sentido que Rg Veda SamhitaX.145.

La aplicación de estos himnos ilustra muy bien el principio básico de la encantación mágica; el recital de lo que se hizo en el comienzo se tiene como efectivo en la aplicación particular aquí y ahora. De la misma manera, por ejemplo, Rg Veda Samhita V.78, cuya referencia inmediata es a la natividad de Agni o del Sol, se emplea como un canto de nacimiento. La aplicación es por analogía, y da por establecida la correspondencia del macrocosmo y el microcosmo. [Ibid.]

Henry Corbin

Cerca de la montaña de Hukairya, se encuentra en Eran-Vej   la montaña de las auroras (Ushidarena). El canto litúrgico al ngel Zamyat se inicia con una estrofa de alabanza de esta montaña de las auroras. Está hecha de rubíes, de la sustancia del cielo  ; está situada en medio del mar cósmico Vourukasha, donde vierte las aguas que recibe de Hukairya. Es la primera montaña iluminada por los fuegos de la aurora, es por ello el receptáculo  , el tesoro de las auroras, y es también (por una homofonía) la que da la inteligencia a los hombres. "La primera montaña iluminada por los rayos   de la aurora, se dice, ilumina también la inteligencia, ya que aurora e inteligencia son la misma cosa (Usha y ushi)".

Finalmente el ritual establece la conexión esencial entre la montaña de las auroras y la escatología: indica que se consagre una ofrenda al ngel Arshtat a la hora de Aushahin (es decir, entre la medianoche y el alba), y argumenta que la montaña de la aurora se menciona para que sea favorable el ngel Arshtat. Ahora la conexión se hace más nítida: el alma   debe afrontar la prueba del Puente Chinvat en la aurora siguiente a la tercera noche después de la muerte  . La montaña de la aurora recibe pues la Luz-de-Gloria en el mismo momento en que el alma tiene que responder de lo que fue su existencia terrenal en presencia del ngel Arshtat y de Zamyat, el ángel de la Tierra, pues ambos ayudan al Amahraspand Amertat a "pesar" las almas. "Cuando van a rendir cuentas, las almas están en la luz de la aurora; el paso se realiza a través de la aurora resplandeciente". En la montaña aureolada por la Gloria de las auroras no se percibe el fenómeno   astron  ómico, sino la aurora de Inmortalidad: la Imago Gloriae proyectada en la aurora naciente, esta aurora se anuncia al alma como la presencia anticipada de un estado   vivido, como anticipación de su escatología personal. [CorbinCETC]