Página inicial > Palavras-chave > Termos > iatrike / ιατρική / medicina / ἰατρικός / iatrikos / iatros / ἰατρός / médico / (...)

iatrike / ιατρική / medicina / ἰατρικός / iatrikos / iatros / ἰατρός / médico / iatromantis / ἰατρόμαντις / curandeiro / iaomai / ἰάομαι / cura / nosos / νόσος / doença / ἀσθένεια / astheneia / fraqueza / hygies / ὑγιής / hygieia / ὑγίεια / saúde / therapeia / θεραπεία / terapia / θεραπεύω / therapeuo / curar / methe / μέθη / intoxicação / embriaguez / ébrio

    

gr. ιατρική, iatrike = medicina. Entre todas as técnicas de que fala Platão, a medicina é aquela que retém mais sua atenção   e que constitui um de seus exemplos privilegiados.


Ananda Coomaraswamy

El Vedanta   no es un tipo de psicología ni el yoga   es una suerte de terapéutica excepto muy accidentalmente. La salud física y moral son requisitos previos para el progreso espiritual. El análisis psicológico se emplea solamente para quebrar nuestra mimada creencia en la unidad e inmaterialidad del «alma  », y con miras a distinguir   mejor el espíritu de lo que no es el espíritu sino solamente una manifestación   psicofísica temporal de una de las más limitadas de sus modalidades. Quienquiera que insiste, como Jung  , en traducir las esencias de la metafísica   india o china a una psicología está distorsionando meramente el significado de los textos. La psicología moderna, desde un punto de vista indio, tiene casi los mismos valores que se atribuyen al espiritismo y a la magia   y demás «supersticiones». Finalmente, debo señalar que la metafísica, el Vedanta, no es una forma de misticismo  , excepto en el sentido en que con Dionisio podemos hablar de una teología mística. Lo que se entiende ordinariamente por «misticismo» implica una receptividad pasiva —«debemos permitir que las cosas acontezcan en la psique» es el modo de definirlo por Jung (y con esta afirmación él mismo se proclama un «místico»). Pero la metafísica repudia la psique enteramente. Las palabras de Cristo  , de que «Ningún hombre puede ser mi discípulo   si no odia a su propia alma», han sido dichas una y otra vez por todos los gurús indios; y así lejos de implicar pasividad, la práctica contemplativa implica una actividad que se compara comúnmente al ardor de un fuego a una temperatura tan alta como para no mostrar ni vacilación ni humo. Al peregrino   se le llama un «afanado», y el estribillo característico de la canción del peregrino es «seguir adelante, seguir adelante». La «Vía» del vedantista es sobre todo una actividad.