Página inicial > Palavras-chave > Personagens > Agni / Tejas / Vanaspati / Vasistha

Agni / Tejas / Vanaspati / Vasistha

    

René Guénon

En cuanto a Agni, hay todavía algo más: él mismo es identificado con el «Árbol del Mundo», de donde su nombre de Vanaspati o ‘Señor de los árboles’; y esa identificación, que confiere al «Árbol» axial una naturaleza ígnea, lo pone visiblemente en parentesco con la «Zarza ardiente» que, por otra parte, en cuanto lugar y soporte de manifestación   de la Divinidad, debe concebirse también como situada en posición «central». Hemos hablado anteriormente de la «columna de fuego» o de la «columna de humo» como sustitutos, en ciertos casos, del árbol o del pilar en cuanto representación «axial»; la observación recién formulada completa la explicación de esa equivalencia y le da su pleno   significado [Cabe observar   que esta «columna de fuego» y la «columna de humo» se encuentran exactamente en Éxodo, XIV, donde aparecen guiando alternativamente a los hebreos a su salida de Egipto, y eran, por otra parte, una manifestación de la Shejináh o «Presencia divina»]. A. K. Coomaraswamy cita a este respecto un pasaje del Zóhar donde el «Árbol de Vida», descripto, por lo demás, como «extendido de arriba abajo», o sea invertido, se representa como un «Árbol de Luz», lo que está enteramente de acuerdo con esa identificación; y podemos agregar otra concordancia, tomada de la tradición   islámica y no menos notable. En la sura En-Nur (’La Luz’) (Corán, XXIV, 35), se habla de un «árbol bendito  », es decir, cargado de influjos espirituales [En la Qabbalah   hebrea esos mismos influjos espirituales se simbolizan por el «rocío de luz» que emana del «Árbol de Vida»], que no es «ni oriental ni occidental», lo que define netamente su posicioón «central» o «axial» [1]; y este árbol es un olivo cuyo aceite alimenta la luz de una lámpara; esa luz simboliza la luz de Allah  , que en realidad es Allah mismo, pues, como se dice al comienzo del mismo versículo, «Allah es la Luz del cielo   y de la tierra». Es evidente que, si el árbol está representado aquí como un olivo, ello se debe al poder iluminador del aceite que de él se extrae, y por lo tanto a la naturaleza ígnea y luminosa que está en él; se trata, pues, también en este caso, del «Árbol de Luz» al que acabamos de referirnos. Por otra parte, en uno por lo menos de los textos hindúes que describen el árbol invertido (Maitri-Upánishad, VI, 4), éste está expresamente identificado con Brahma  ; si en otros lugares lo está con Agni, no hay en ello contradicción alguna, pues Agni, en la tradición védica, no es sino uno de los nombres y aspectos del Brahma; en el texto coránico, Allah, bajo el aspecto de Luz, ilumina todos los mundos [Esta Luz es, inclusive, según la continuación del texto, «luz sobre luz», o sea una doble luz superpuesta, lo cual evoca la superposición de los dos árboles a que nos hemos referido antes; también aquí se encuentra «una esencia»’ la de la única Luz, y «dos naturalezas», la de lo alto y la de lo bajo, o lo no-manifestado y lo manifestado, a los cuales corresponden respectivamente la luz oculta en la naturaleza del árbol y la luz visible en la llama de la lámpara, siendo la primera el «soporte» esencial de la segunda.]; sin duda sería difícil llevar más lejos la similitud, y tenemos aquí también un ejemplo de los más notables del acuerdo unánime entre todas las tradiciones. [René Guénon, A ÁRVORE DO MUNDO]

AKC (Vasistha)

Vasistha, el Brahman   primordial de Rg Veda   Samhita VII.33.11, es regularmente Agni; que «mora en los seres como el habla (vac) en el orador» (Atharva Veda Samhita II.1.4) y que es in divinis lo que el habla es en nosotros, de la misma manera que el Sol es in divinis lo que el dynamis   - poder de la Visão   - visión es en nosotros (passim). De aquí que ella es Vasistha para él en tanto que Vasistha. Estas correspondencias tradicionales subyacen en la relación entre las «lenguas de Fuego  » y el «hablar en muchas lenguas», en Hechos de los Apóstoles 2:3; ver Coomaraswamy, «Lila». [AKCMeta  :Nota]


[1Del mismo modo y en el sentido más literalmente «geográfico», el Polo no está situado ni a oriente y a occidente.