Página inicial > Medievo - Renascença > Izutsu (ST:23) – O ABSOLUTO EM SUA ABSOLUTEZ

Izutsu (ST:23) – O ABSOLUTO EM SUA ABSOLUTEZ

quinta-feira 28 de abril de 2022

    

En el discurso religioso y no filosófico, lo Absoluto se indica normalmente con la palabra Dios o Allah  . Pero en la terminología técnica   de Ibn Arabi  , la palabra Allah se refiere a lo Absoluto, no en su absolutidad, sino en un estado   de determinación. Lo verdaderamente Absoluto es Algo que ni siquiera puede llamarse Dios. No obstante, dado que no se puede hablar de algo prescindiendo de denominaciones lingüísticas, Ibn Arabi utiliza la palabra haqq   (que significa literalmente Verdad o Realidad) al referirse a lo Absoluto.

Lo Absoluto en su absolutidad o, para usar una expresión monoteísta, Dios per se es absolutamente inconcebible e inaccesible. Lo Absoluto en este sentido nos resulta incognoscible, ya que transciende cualquier calificación o relación humanamente concebible. El hombre no puede pensar   en algo o hablar de ello sin atribuirle previamente una calificación, limitándolo, en consecuencia, de una forma u otra. Por lo tanto, lo Absoluto, en su transcendencia incondicional y su aislamiento esencial, no puede ser objeto de conocimiento o de percepción humanos. En otras palabras, en la medida en que permanece en su absolutidad, se trata de Algo incógnito e incognoscible. Es y será siempre un misterio, el Deus Absconditus - Misterio de Misterios.

Se considera que lo Absoluto en este sentido es ankar al-nakirat, o «lo más indeterminado   de todo lo indeterminado», porque no posee cualidades y no tiene relación con nada más que consigo mismo. Al ser absolutamente indefinido e indeterminado, resulta totalmente incognoscible. Así, la frase ankar-nakirat significa «lo más desconocido de todo lo desconocido» (v. Deus Absconditus).


Ver online : EXCERTOS DA OBRA DE TOSHIHIKO IZUTSU