Página inicial > Oriente > Coomaraswamy Arte Pecado

Coomaraswamy Arte Pecado

domingo 20 de março de 2022

      

pecado   artístico
Coomaraswamy Teoria   Beleza - TEORIA MEDIEVAL DA BELEZA
Pecado artístico
Sin embargo, de la misma manera que puede haber hamartia - pecado moral, así también puede haber hamartia - pecado artístico. El hamartia - pecado, definido como «una desviación del orden hacia el fin», puede ser de dos tipos, según se dé en conexión con los factibilia o en conexión con los agibilia; así: «En primer lugar, por una desviación del fin particular que estaba en la intención del artista: y este hamartia - pecado será propio del arte; por ejemplo, si un artista produce una cosa mala, cuando su intención es producir algo bueno; o produce algo bueno, cuando su intención es producir algo malo. En segundo lugar, por una desviación del fin general de la vida humana (sánscrito purushartha, en su cuádruple división): y entonces se dirá que peca, si tiene intención de producir una obra mala, y la hace realmente con el fin de engañar a otro con ella. Pero este hamartia - pecado no es propio del artista como tal, sino como hombre. Por consiguiente, por el primer hamartia - pecado ese artista es culpado como artista; mientras que por el segundo es culpado como hombre» (Summa contra Gentiles II-I.21.1.2). Por ejemplo, el herrero estará pecando como artista si falla en la hechura de un cuchillo que corte, pero como hombre si hace un cuchillo para cometer un crimen, o para alguien que él sabe que tiene intención de cometer un crimen.

El hamartia - pecado artístico, en el primero de estos sentidos, se reconoce en Shatapatha Brahmana II.1.4.6 en conexión con el error en el cumplimiento del ritual, error que tiene que ser evitado debido a «eso   sería un hamartia - pecado (aparadhi, errar el blanco), de la misma manera que si uno   hiciera una cosa cuando tiene intención de hacer otra; o como si uno dijera una cosa cuando tiene intención de decir otra; o como si uno fuera en una dirección cuando tiene intención de ir en otra».
Debe agregarse que también puede haber un hamartia - pecado metafísico, como de error, o de herejía, resultante de un acto de theoria - contemplación falto de firmeza (sánscrito sithila samadhi, o kheda en dhyana); ver Ananda Coomaraswamy   - Coomaraswamy, «La Operación Intelectual en el Arte Indio». Por consiguiente, puede haber una desviación del orden hacia el fin de tres maneras: 1ª) en arte, como cuando un hombre dice «ego - yo no sé nada sobre arte, pero sé lo que me gusta»; 2ª) en conducta, como cuando un hombre dice «ego - yo no sé lo que es justo, pero sé lo que me gusta hacer», y 3ª) en especulación, como cuando un hombre dice «ego - yo no sé lo que es verdadero, pero sé lo que me gusta pensar  ».

Es digno de notar que la definición escolástica del hamartia - pecado como «una desviación del orden hacia el fin» es literalmente idéntica a la de Katha Upanixade   - Katha Upanishad   II.2, donde el que prefiere lo que más le gusta (preyas) a lo que es más bello (sreyas) se dice que «yerra el blanco» (hiyate arthat ). El significado primario de sri es «phos   - luz radiante» o «esplendor», y el superlativo, sreyas, sin pérdida de este contenido, equivale generalmente a «felicidad  » y summum bonum; sreyas y preyas no son así, en absoluto  , el bien y el mal simplemente, o en un sentido específicamente moralista, sino más bien el bien universal   en tanto que se distingue de todo bien particular. Si, como dice Dante  , el que quiera retratar un rostro no puede hacerlo a menos de que lo sea, o como nosotros podríamos expresarlo, a menos que lo viva (cf. Summa Theologica I.27.1 ad 2), no es menos cierto que el que quiera (y el «Juicio es la katartismos   - perfección del arte», II-II.26.3 sig.) apreciar y comprender una obra ya completada, sólo puede hacerlo sujeto a la misma condición, y esto significa que debe conformar su nous - intelecto al del artista para pensar con sus logismos   - pensamientos y ver con sus ojos. De todos aquellos que aspiran a la «cultura» se requieren actos de auto-renuncia, es decir, ser otra cosa que provincianos. Es en este sentido como «Wer den Dichter will verstehen, / muss in Dichters Lande gehen».



Ver online : Coomaraswamy