Página inicial > Antiguidade > ALC1 116e-118b: Não saber e crer que se sabe. Pior das ignorâncias.

ALC1 116e-118b: Não saber e crer que se sabe. Pior das ignorâncias.

sexta-feira 25 de março de 2022

    

Alcibiades — Te juro, Sócrates, por todos los dioses, que yo no sé lo que digo, y francamente, temo que he perdido la razón, porque estas cosas me parecen tan pronto de una manera, tan pronto de otra, según tú me preguntas.

Sócrates — ¿Ignoras, querido mío, la causa   de este desorden?

Alcibiades — La ignoro completamente.

Sócrates — Y si alguno te preguntase, si tienes dos o tres ojos, dos o cuatro manos, responderías tú tan pronto de una manera, tan pronto de otra? ¿No responderías siempre de una misma manera?

Alcibiades — Comienzo a desconfiar mucho de mí mismo; creo, sin embargo, que respondería siempre de igual modo.

Sócrates — ¿Y por qué? Porqué sabes bien que no tienes más que dos ojos y dos manos; ¿no es así?

Alcibiades — Lo creo.

Sócrates — Puesto que respondes tan diferentemente, a pesar tuyo, sobre la misma cosa, es una prueba infalible de que tú la ignoras.

Alcibiades — Así parece.

Sócrates — Si convienes en que fluctúas en tus respuestas sobre lo justo y lo injusto, sobre lo honesto y lo inhonesto, sobre lo bueno y lo malo, sobre lo útil   y su contrario, ¿no es evidente   que esta incertidumbre procede de tu ignorancia?

Alcibiades — Eso me parece evidente.

Sócrates — Es máxima segura, que el espíritu siempre está fluctuante e incierto sobre lo que ignora.

Alcibiades — No puede ser de otra manera.

Sócrates — Pero, dime, ¿sabes cómo podrías subir   al cielo  ?

Alcibiades — No, ¡por Júpiter  ! te lo juro.

Sócrates — ¡Y tu espíritu está fluctuante sobre esto?

Alcibiades — Nada de eso.

Sócrates — ¿Sabes la razón, o quieres que te la diga?

Alcibiades — Dila.

Sócrates — Es, querido mío, que no sabiendo el medio de subir al cielo, no crees saberlo.

Alcibiades — ¿Qué dices?

Sócrates — Examinemos este punto. Cuando ignoras una cosa y sabes que la ignoras, ¿estás incierto y fluctuante sobre esta misma cosa? Por ejemplo, no sabes que ignoras el arte de preparar las viandas?

Alcibiades — Sí.

Sócrates — Te complaces en razonar sobre la manera de prepararlas, y hablas de ellas tan pronto de una manera, tan pronto de otra? ¿no dejas obrar   al cocinero, que es a quien corresponde?

Alcibiades — Dices verdad.

Sócrates — Y si estuvieses a bordo de un buque, te mezclarlas en dar tu dictamen sobre el movimiento del timón, si había de ser a la izquierda o a la derecha? ignorando el arte de navegar, ¿dirías tan pronto una cosa, tan pronto otra, o dejarías más bien gobernar al piloto?

Alcibiades — Sin duda le dejaría gobernar.

Sócrates — Luego tú jamás estás fluctuante e indeciso sobre cosas que no sabes, con tal que sepas que no las sabes.

Alcibiades — Así me parece.

Sócrates — ¿Comprendes bien que todas las faltas que se cometen, no proceden sino de esta especie de ignorancia, que hace que se crea saber lo que no se sabe?

Alcibiades — ¿Qué dices?

Sócrates — Digo, que lo que nos arrastra a emprender una cosa es la creencia en que estamos de que sabemos llevarla a cabo.

Alcibiades — Ya entiendo.

Sócrates — Porque cuando estamos persuadidos de que no lo sabemos, se deja el negocio a otros.

Alcibiades — Eso sucede constantemente.

Sócrates — Así es, que los que están en esta última clase de ignorancia, jamás faltan; porque dejan a los demás el cuidado   de las cosas que ellos no saben.

Alcibiades — Estoy conforme.

Sócrates — ¿Quiénes son, pues, los que cometen faltas? ¿No son los que saben las cosas?

Alcibiades — No, seguramente.

Sócrates — Puesto que no son ni los que saben las cosas, ni los que las ignoran, sabiendo que las ignoran, se sigue de aquí necesariamente, que son aquellos, que no sabiéndolas, creen sin embargo saberlas; ¿hay otros?

Alcibiades — No, no hay más que estos.

Sócrates — He aquí la más vergonzosa ignorancia; he aquí la que es causa de todos los males.

Alcibiades — Eso es cierto.

Sócrates — Y cuando esta ignorancia recae sobre cosas de grandísima trascendencia, ¿no es entonces vergonzosa y terrible en sus efectos?

Alcibiades — ¿Puede negarse eso?

Sócrates — ¿Puedes citarme cosa alguna que sea de mayor trascendencia que lo justo, lo honesto, lo bueno, lo útil?

Alcibiades — No, ciertamente.

Sócrates — Y no es sobre estas mismas cosas, sobre las que tú mismo dices que estás fluctuante e indeciso?

Alcibiades — Sí.

Sócrates — Y esta incertidumbre no es una prueba, como ya lo hemos dicho, de que no sólo ignoras las cosas más importantes, sino que, ignorándolas, crees saberlas?

Alcibiades — Me temo que sea así.