Página inicial > Oriente > Ficino (A:1.1) – O Banquete de Platão

Ficino (A:1.1) – O Banquete de Platão

domingo 4 de setembro de 2022

    

Platón  , padre   de los filósofos, cumplidos ya los ochenta y un años, el siete de noviembre, día de su aniversario, murió al final del banquete   al que había asistido. Este banquete, que celebra a la vez su nacimiento y su muerte  , lo renovaban cada año todos los antiguos platónicos hasta los tiempos de Plotino   y de Porfirio  . Pero después de Porfirio y durante mil doscientos años estas solemnes celebraciones se perdieron. Por fin, en nuestros tiempos, el famoso Lorenzo de Medicis, queriendo reinstaurar el banquete platónico, designó como anfitrión a Francesco Bandino. Y así, el siete de noviembre, Bandino, con magnificencia real, recibió en la villa de Careggi a nueve invitados platónicos: Antonio Agli, el obispo de Fiésole; al maestro Ficino  , médico  ; Cristóforo Landino, poeta; Bernardo Nuzzi, retórico; Tommaso Benci; a nuestro amigo Giovanni Cavalcanti, al que por su virtud de espíritu y noble presencia los convidados le nombraron héroe, y dos de los Marsuppini, Cristóforo y Carolo, hijos de Carolo el poeta. Finalmente el Bandino quiso que yo fuese el noveno, para que, con Marsilio a aquéllos sumado, se completase el número   de las Musas  .

Terminada la comida, Bernardo Nuzzi tomó el libro de Platón titulado el Banquete o Sobre el amor y leyó todos los discursos de este simposio. Una vez leídos, pidió a los otros convidados que cada uno expusiese uno de los discursos; el de Fedro   le tocó exponer a Giovanni Cavalcanti; el discurso de Pausanias, a Antonio el teólogo; el del médico Erixímaco, al médico Ficino; el del poeta Aristófanes, a Cristóforo, poeta; el del joven Agatón, a Carolo Marsuppini. A Tommaso Benci le fue concedida la disquisición de Sócrates  ; la de Alcibíades, a Cristóforo Marsuppini. Todos aceptaron esta suerte. Pero el obispo y el médico, obligados a acudir uno al cuidado   de las almas y el otro al de los cuerpos, dejaron a Giovanni Cavalcanti encargado de ocupar sus puestos. Los demás se volvieron hacia éste y callaron dispuestos a escucharle. Y entonces el héroe comenzó así su exposición.


Ver online : Ficino – Do Amor