Página inicial > Antiguidade > Nicoll William Law

Nicoll William Law

terça-feira 29 de março de 2022

EL TIEMPO VIVO Y LA INTEGRACION DE LA VIDA (ESOTERISMO Y REALIDAD) - LIVING TIME

William Law  
Así como el despertar hace que los sueños parezcan irreales, así, se nos dice, también ocurre cuando despertamos a otro nivel de conciencia en el que todos nuestros problemas, preocupaciones y perplejidades parecen irreales. Uno de los mejores intérpretes de las ideas psicológicas de Jacob Boehme   expresa con gran claridad este punto de vista, con los siguientes términos: ‘Puede decirse que la mayor parte de la humanidad, mejor dicho todos los cristianos, están dormidos; aquella particular forma de su vida, la que ocupa la mente del hombre, sus pensamientos y sus acciones, bien puede llamarse su sueño particular. El sabio y el ignorante, el rico y el pobre, todos se encuentran en el mismo estado de sueño, y su vida transcurre en una clase distinta de sueño’. (William Law  ). Este autor del siglo XVIII afirma también, en lenguaje teológico que el hombre tiene la posibilidad de alcanzar un estado por encima del sueño; y esta es la principal de las ideas psicológicas que se encuentra en toda religión. Debemos notar de que Law establece una conexión. Tal como era de esperarse, conecta este estado de sueño con el tiempo.

En este sentido sigue a su maestro muy de cerca, pues Jacob Boehme   afirmó que ‘el hombre cayó dormido en el tiempo’. Naturalmente nosotros no podemos comprender lo que esto significa. Y a fin de comenzar a entender lo que puede significar precisamos una gran cantidad de ideas y de concepciones nuevas. Law dice que el hombre no puede entender lo que significa su vida a menos de que capte el hecho de que su constitución contiene una posibilidad superior en sí misma, una posibilidad que yace por encima del estado del sueño y del ‘tiempo’. Una vez que se da cuenta de esta posibilidad (cualquiera que sea) el hombre logra un nuevo tipo de vista acerca de sí mismo y del significado de su vida; y nos dice que este darse cuenta es conocerse a sí mismo, conocerse en potencia. ‘Suponed que un hombre se conozca a sí mismo, que llegue a este mundo sin más misión que la da levantarse por encima de la vanidad del tiempo.... Suponed que gobierne su pensamiento interno y su acción externa mediante este punto de vista acerca de sí mismo, y entonces, para él, cada uno de sus días habrá perdido todo su mal; la prosperidad y la adversidad no tendrán una diferencia tangible, porque recibirá ambas con el mismo espíritu, etc.’. (Las Obras de William Law  , publicadas originalmente en privado, en 1749, y reimpresas en privado, en 1893).