Página inicial > Antiguidade > Eckhart Parabolas

Eckhart Parabolas

terça-feira 29 de março de 2022

    

Assim como a luz do sol   não se projeta sobre a terra   sem ser envolta pelo ar e esparramada sobre outras coisas, já que de outra maneira a vista humana não a poderia suportar, assim também a luz divina é fortíssima e tão clara que a vista da alma   não a poderia suportar sem ser fortalecida e elevada pela matéria e as parábolas, e desta maneira é conduzida até a luz divina e aclimatada dentro dela. Eckhart   Sermon 32 - SERMÃO XXXII


Parabola do Semeador - PARÁBOLA DO SEMEADOR Debe saberse además, que San Jerónimo dice, y también los maestros en general lo hacen, que todo hombre, desde el comienzo de su existencia humana, tiene un espíritu bueno, (o sea) un aggelos   - ángel y un espíritu malo, (o sea) un diabolos   - diablo. El aggelos - ángel bueno da consejos empujando continuamente hacia aquello que es bueno, que es divino  , que es virtud y celestial y eterno. El espíritu malo aconseja al hombre empujándolo siempre hacia aquello que es temporal y perecedero, y que es vicioso, malo y diabólico. Este mismo espíritu maligno charla continuamente con el hombre exterior   y por intermedio de él persigue en secreto (y) en todo momento al eso anthropos   - hombre interior, de la misma manera que la serpiente   charlaba con la señora Eva   y por intermedio de ella con Adán, su marido. (Cfr. Génesis 3, 1 ss.). El eso anthropos - hombre interior, éste es Adán. El varón en el alma es el árbol bueno que da sin cesar frutos buenos y del cual habla también nuestro Señor (Cfr. Mateo 7, 17). Es también el campo   en donde Dios ha sembrado su imagen y semejanza, y donde siembra la buena semilla, la raíz de toda sabiduría, de todas las artes, de todas las virtudes, de toda bondad, (o sea la) semilla de la divina naturaleza (2 Pedro 1, 4). Semilla de divina naturaleza, esto es el Hijo   de Dios, la Palabra de Dios (Lucas 8, 11). Eckhart Tratados - TRATADOS Eckhart Homem Nobre - DEL HOMBRE NOBLE 3

Con respecto a la nobleza del eso anthropos - hombre interior, (o sea) el espíritu, y a la futilidad del hombre exterior, (o sea) la sarx   - carne, dicen también los maestros paganos Tulio y Séneca que, a ninguna alma racional   le falta Dios; (la) semilla de Dios está dentro de nosotros. Si el labrador fuera bueno, sabio e industrioso, la semilla se desarrollaría en proporción y crecería hacia Dios a quien pertenece, y el fruto   se asemejaría a la naturaleza divina. La semilla de un peral crece para (ser) peral, la del nogal para (ser) nogal, y la semilla de Dios para (ser) Dios (Cfr. 1 Juan 3, 9). Pero si la semilla buena tiene un labrador tonto y malo, entonces crece la cizaña y encubre y desplaza la semilla buena de modo que no puede ni salir a luz ni crecer. Orígenes  , un gran maestro, dice sin embargo: Como Dios mismo sembró y colocó y engendró esta semilla, si bien es posible que sea cubierta y escondida, nunca podrá ser exterminada ni ahogada en sí misma; echa llamas y brilla, alumbra y arde y se inclina sin cesar hacia Dios. Eckhart Tratados - TRATADOS Eckhart Homem Nobre - DEL HOMBRE NOBLE 3

En cuanto a este noble eso anthropos - hombre interior en el cual están impresas y sembradas la semilla y la imagen de Dios - (es decir), cómo esta semilla y esta imagen de la naturaleza y esencia divinas, (o sea) el Hijo de Dios, salen a luz y uno   las percibe, pero cómo de vez en cuando se hallan también escondidas - a esto se refiere el gran maestro Orígenes con un símil, diciendo que la imagen de Dios, (o sea) el Hijo de Dios, existe en el fondo del alma cual fuente vívida. Pero cuando alguien le echa encima tierra, es decir, epithymetikon   - apetitos terrestres, la estorba y encubre de modo que nada se conoce o percibe de ella; sin embargo, permanece viva en sí misma y cuando se le quita la tierra, que desde fuera le fue arrojada encima, (la fuente) resurge y se la percibe. Y (Orígenes) dice que se alude a esta verdad en el primer libro de Moisés donde está escrito que Abraham   había excavado en su campo varios pozos de agua viva y que unos malhechores los llenaron de tierra; pero luego, una vez sacada la tierra, las fuentes resurgieron vivas (Génesis 26, 14 ss.). Eckhart Tratados - TRATADOS Eckhart Homem Nobre - DEL HOMBRE NOBLE 3

Dice San Agustín: Cuando el alma humana se eleva por completo   hacia la eternidad, hacia Dios solo, resplandece y brilla la imagen de Dios; pero cuando el alma se torna hacia fuera, aunque sea para el ejercicio exterior de una virtud, esta imagen se encubre del todo. Y esto sería el significado del hecho de que las mujeres tienen la cabeza velada, mientras los hombres la tienen descubierta según la enseñanza de San Pablo   (Cfr. 1 Cor. 11, 4 ss.). Por lo tanto: toda parte del alma que se dirige hacia abajo, recibe de aquello a que se torna un velo, una toca; pero la parte del alma que es elevada hacia arriba, es desnuda imagen de Dios, el nacimiento de Dios, descubierto (y) desnudo en el alma desnuda. Con referencia al hombre noble y de cómo la imagen de Dios, el Hijo de Dios, la semilla de naturaleza divina dentro de nosotros, nunca es extirpada aun cuando se la encubre, (de todo esto) habla el rey David   en el Salterio, diciendo: El hombre si bien es atacado por diversas nonadas, sufrimientos y penas dolorosas, permanece, sin embargo, dentro de la imagen de Dios y la imagen dentro de él (Cfr. Salmo 4,2 a 7). La luz verdadera brilla en las tinieblas aun cuando no la notamos (Cfr. Juan 1, 5). Eckhart Tratados - TRATADOS Eckhart Homem Nobre - DEL HOMBRE NOBLE 3


Ver online : MESTRE ECKHART