Página inicial > Oriente > Ananda Kentish Coomaraswamy (1877-1947) > Coomaraswamy: Sankara

ARTIGOS SELETOS DE METAFÍSICA

Coomaraswamy: Sankara

O VEDANTA E A TRADIÇÃO OCIDENTAL

quarta-feira 27 de julho de 2022, por Cardoso de Castro

      

Ha habido maestros tales como Orfeo, Hermes  , Buddha  , Lao-tzu   y Cristo  , cuya existencia humana es de historicidad dudosa, y a quienes puede concederse la dignidad más elevada de una realidad mítica. Sankara  , como Plotino  , San Agustín o el Maestro Eckhart  , fue ciertamente un hombre entre los hombres, aunque nosotros conocemos comparativamente poco sobre su vida. Era brahman por nacimiento, de la India del sur, floreció en la primera mitad del siglo noveno d. C., y fundó una orden monástica que todavía sobrevive. Devino un samnyasin u «hombre verdaderamente pobre  », a la edad de ocho años, como discípulo   de un cierto Govinda y del propio maestro de Govinda, Gaudapada, autor de un tratado sobre las Upanishad   en el cual se expuso su doctrina esencial de la no dualidad del Ser divino  . Sankara viajó a Benarés y escribió allí el famoso comentario sobre el Brahma   Sutras a los doce años de edad; los comentarios sobre las Upanishad y la Bhagavad Gita fueron escritos más tarde. La mayor parte de la vida del gran sabio la pasó errante por la India, enseñando y tomando parte en controversias. Se cree que murió entre los treinta y los cuarenta años de edad. Periplos y disputas como las suyas han sido siempre instituciones característicamente Indias; en sus días, como ahora, el sánscrito era la lengua franca de los hombres instruidos, justamente como durante siglos el latín fue la lengua franca de los países Occidentales, y el debate   público libre estaba tan generalmente reconocido que se erigían salas para el acomodo de maestros y ponentes peripatéticos en casi todas las cortes.

La metafísica tradicional con la cual el nombre de Sankara está vinculado es conocida bien como el Vedanta, un término que aparece en las Upanishad y que significa los «fines del Veda», a la vez como la «parte última» y como la «significación última»; o como atmanvidya, la doctrina del conocimiento del verdadero «sí mismo» o «esencia espiritual»; o como Advaita, «No dualidad», un término que, aunque niega la dualidad, no hace afirmación alguna sobre la naturaleza de la unidad y no debe tomarse como implicando nada semejante a nuestros monismos o panteísmos. En esta metafísica se enseña una gnosis   (jnana).

Sankara no fue en ningún sentido el fundador, descubridor, o promulgador de una religión o filosofía nueva; su gran obra como expositor consistió en una demostración de la unidad y consistencia de la doctrina védica y en una explicación de sus contradicciones aparentes por una correlación de las diferentes formulaciones con los puntos de vista implícitos en ellas. En particular, y exactamente como en el escolasticismo europeo, distinguió entre los dos acercamientos complementarios a Dios, los cuales son los de la teología afirmativa y negativa. En la vía de la afirmación, o del conocimiento relativo, se predican las cualidades en la Identidad Suprema por vía de excelencia, mientras que en la vía de la negación todas las cualidades son abstraídas. El famoso «No, no» de las Upanishad, que forma la base del método de Sankara, lo mismo que el del Buddha, depende de un reconocimiento de la verdad —expresada por Dante   entre muchos otros— de que hay cosas que están más allá del alcance del pensamiento discursivo y que no pueden comprenderse excepto negando cosas de ellas.

El estilo de Sankara es de gran originalidad y fuerza así como de gran sutileza. Citaré de su comentario sobre la Bhagavad Gita un pasaje que tiene la ventaja adicional de introducirnos inmediatamente al problema central del Vedanta —el de la discriminación de lo que es realmente, y no meramente según nuestro modo de pensar  , «mí mismo». «¿Cómo es que», dice Sankara, «hay maestros que semejantes a hombres ordinarios mantienen que “yo soy fulano” y que “Esto es mío”? Escucha: ello es a causa   de que su supuesta erudición consiste en pensar el cuerpo como su “sí mismo”». En el Comentario sobre el Brahma Sutras enuncia solo con cuatro palabras sánscritas lo que ha permanecido en la metafísica India de principio a fin la doctrina consistente del Espíritu inmanente dentro de vosotros como el solo conocedor, agente  , y transmigrante.

La literatura metafísica subyacente en las exposiciones de Sankara consiste esencialmente en los Cuatro Vedas junto con los Brahmanas y sus Upanishad, considerados todos como revelados, eternos, datables (en cuanto a su recensión) antes del siglo V a. C., junto con la Bhagavad Gita y el Brahma Sutras (datables antes del comienzo de la era cristiana). De estos libros, los Vedas son litúrgicos, los Brahmanas son explicativos del ritual, y las Upanishad están dedicadas a la doctrina de Brahma o Theologia   Mystica, la cual se da por supuesta en la liturgia y en el ritual. El Brahma Sutras es un compendio muy condensado de la doctrina de las Upanishad, y la Bhagavad Gita es una exposición adaptada a la comprensión de aquellos cuya ocupación primaria está en relación más bien con la vida activa que con la vida contemplativa.


EXCERTOS:

Ver online : ARTIGOS SELETOS DE METAFÍSICA


ENSAIO NA OBRA ARTIGOS SELETOS DE METAFÍSICA