Página inicial > Arte e Simbolismo > Matéria Corpo Adão

Matéria Corpo Adão

segunda-feira 28 de março de 2022

      

Antonio Orbe  
Excertos de Antropologia de San Ireneo - Antropologia de São Irineu
Corpo de Adão  
Más o menos inspirada en el judaismo, la gnosis   heterodoxa ha puesto en circulación algunas nociones peculiares sobre el Nothomb   Pó - polvo y Nothomb Adama - barro del cuerpo de Adam - Adán. La mayoría de las sectas a nosotros conocidas parece haberse ocupado muy poco del tema. Contentas con enseñar la formación del hombre por el demiurgo y sus arcontes, pasan por alto la materia de origen  . Escribe así el enigmático Justino, autor del libro gnóstico de Baruc:

Los ángeles de Elohim (el demiurgo), habiendo tomado de la tierra más hermosa, esto es, no de la parte bestial de (la virgen) Jardim do Éden   - Edén, sino de las regiones antropoideas y mansas sobre la ingle, hacen al hombre. De las partes bestiales — dice — provienen las bestias y los restantes animales. Hicieron, por tanto (Elohim y Jardim do Éden - Edén), al hombre, símbolo de la unidad y benevolencia suya; e introducen en su interior   las propias virtudes: Jardim do Éden - Edén el alma  , Elohim el pneuma  .

Hay aquí demasiado mito   y muy pagano para traducido en seguida y con seguridad a nuestras categorías.

La Tierra hermosa (he kalliste ge) de que proviene el hombre se presenta como principio femenino, dotado de dos mentalidades y cuerpos (o sustancias), mitad de parthenia   - virgen y mitad de víbora [1].

De la mitad superior, de doncella, sacan los ángeles al hombre, símbolo de unidad entre el elemento   masculino   y femenino. Justino alude al substrato material, plástico, del cuerpo; no al elemento anímico ni espiritual, insertos más tarde.

Si valiera el paralelismo con el personaje femenino de Sophia   Achamoth, llamada también ‘Tierra’, y aun ‘Tierra Nueva’, madre de todos los vivientes, habríamos de situar el drama   a nivel cósmico  , muy por encima de la obvia narración mosaica. Fruto   de la acción de los ángeles de Elohim sería la hechura de un hombre, de materia espiritual femenina como la ‘Tierra hermosa’, dotado por espiritual de pneuma y por femenino de psyche. En otros términos, un hombre andrógino, compuesto de intelecto   (= pneuma) y de razón (= psyche) perfectamente unidos, en comunión con Elohim.

Que en última instancia aluda Justino al Nothomb Pó - polvo de la tierra (Gen 2,7), es natural. Así como a mitos paganos y aun orientales [2]. Pero el fragmento no se refiere ‘per se’ a la materia del cuerpo humano sensible   de Adam - Adán. Su testimonio es inoperante 100 y habría de sumarse a los que sólo hablan del alma y del espíritu de Adam - Adán.


Más claro que Justino es el autor de la A Hipóstase dos Arcontes - Hipóstasis   de los Arcontes:

Los arcontes tomaron un consejo (symboulion) y dijeron: ‘Venid, hagamos un hombre del Nothomb Pó - polvo (kous) de la tierra’. (Y) modelaron el cuerpo (soma  ), de manera que vino a ser un perfecto primogénito (prototokos?) de la tierra. Empero, el cuerpo que tienen los arcontes es (machihembra; los rostros son de bestias. Tomaron — Nothomb Pó - polvo (kous) — de la tierra. Plasmaron (plasis   - plassein) a su hombre según el cuerpo de ellos y (según la imagen) de Dios  , que se les había manifestado en el agua.

’Hagamos un hombre del Nothomb Pó - polvo (kous) de la tierra’. La alusión a Gen 2,7 no puede ser más abierta. Y en seguida: ‘Modelaron el cuerpo (plasis - plassein) de manera que vino a ser un perfecto primogénito de la tierra’.

Respecto a la naturaleza del Nothomb Pó - polvo, habría que presumir el significado obvio si no constara del equívoco inherente a la tierra, pues Hip. Arch. alude a la del Paraíso, donde se mueven los Arcontes. ¿Será la tierra fluida e invisible de los valentinianos? ¿La mixtura de que proviene lo anímico, como de la cratera del Timeo (41D), sensibilizada en una tierra superior?

El escrito sin título de Biblioteca de Nag Hammadi   - Nag-Hammadi (UW) se parece a la A Hipóstase dos Arcontes - Hipóstasis de los Arcontes. Más que por las noticias explícitas, interesa por las subyacentes. En su terminología figura el ergon  , expresión aplicable a la tarea de los seis días. Referido a la de los (seis o siete) arcontes, se desarrolla sobre materia previa. Ergon es también la formación del cuerpo humano.

Si queréis que nuestro (anterior  ) ergon no pueda ser destruido por El (= Dios), ¡ea!, hagamos un hombre de la tierra a imagen de nuestro cuerpo y a semejanza de éste (Adam - Adán de Luz), para que nos sirva, y éste, viendo su copia (terrena), la ame. Ya no destruirá nuestro ergon, sino que (al revés) haremos esclavos nuestros en todo el tiempo de este siglo a los que hayan de venir de la Luz.

La estratagema de los arcontes quedaría al aire si el hombre que tratan de modelar no fuera terreno y material, como la restante ‘obra’. El plan de ellos es hacer del Nothomb Pó - polvo de la tierra un cuerpo, donde venga a encerrarse el Hombre, cuya imagen representa. La tesis del soma-sema   se cumple en cuerpo de Nothomb Adama - barro.


La exégesis fisiológica de Gen 1,26 y Gen 2,7 ofrecida por los simonianos de Hipólito corre por cauces análogos. Aunque el Nothomb Pó - polvo de la tierra, de que formó Dios al hombre en el Paraíso, haya de relacionarse con la materia de que modela al individuo en el seno materno, semejante alegoría parece fundada en el sentido primigenio, literal y obvio del Nothomb Pó - polvo.

Más claro aún resulta el Apocalipse de Adão - Apocalipsis de Adán. Habla Adam - Adán a Seth  :

Cuando Dios me hizo de la tierra y a Eva tu madre, me transformé con ella en gloria... Y nos parecimos a los grandes eternos ángeles. Pues éramos superiores al Dios (Demiurgo) que nos había hecho...

El punto de partida es humilde. Ambos vienen de la tierra. Por virtud divina son transformados en una gloria más alta que la del creador y sus arcontes. No dice si por exaltación, también local, al Paraíso. La transformación corresponde al vestido de gloria (doxa  ) que revistió Adam - Adán en él, según muchos escritos hebreos.



[1Cf. Hipol., Ref. V 26,1. Hay en Lido, De mensibus IV 64 (Wünsch, 116,17s), un paso relativo a la formación del cuerpo de Afrodita, que evoca al gnóstico; S.Agustín, C. Julián, pel. V 7,26: «Sed Paterniani, inquis, iidemque Venustiani haeretici símiles mani — chaeis, dicunt a lumbis usque ad pedes diabolum fecisse Corpus hominis, superiores vero partes deum velut supra basem aliquam collocasse»; De haeres. 85 (PL 42,46). Cf. Asele — pius 22 (Festugiere - Nock-Festugiére, 323,24ss): «Deus pater et dominus cum post déos homines ef — ficeret ex parte corruptiore mundi et ex divina pari lance conponderans, vitia contigit mundi corporibus commixta remanere et alia proptercibos victumque, quem necessario habemus cum ómnibus animalibus communem... Diis vero, utpote ex mundissima parte naturae effectis»... Otros lugares de sumo interés, en F. Bolgiani, La polémica di Clemente Alessandrino (Studi in onore di A. Pincherle, Roma 1967) p. 123ss.

[2Uno recuerda al personaje ambiguo Vayu del Irán antiguo (cf. M. Molé, Culte, Mythe et Cosmologie dans l’Iran Ancien (Paris 1963) p.20 y 129; Fr. Cumont, Recherches sur le Symbolisme Funéraire des Romains (Paris 1966) p. 105 n.3), con su parte buena y mala. Influjos iranios del mazdeísmo aparecen también entre los rabinos. Cf. Sanhedr. 39a: «Ein Magier sagte zu Amemar (ca.400): Deine obere (Körper — ) Hälfte gehort dem Ormuzd, deine untere Hälfte dem Ahriman. Er antwortete: Wenn dem so wäre, wie würde Ahriman dem Ormuzd gestatten, das Wasser durch seinen unteren Teil abzuführen!» Citado por Billerbeck (= H. L. Strack — P. Billerbeck), Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und Midraseh I (München 1922) p.76 (Mt 2,IB).