Página inicial > Imaginal > proorismos

proorismos

segunda-feira 28 de março de 2022

    

VIDE: DESTINO; FADO  ; PROODOS  ; GENESIS  


Porque os que dantes conheceu também os predestinou (proorizo) para serem conformes à imagem de seu Filho  , a fim de que ele seja o primogênito entre muitos irmãos. E aos que predestinou (proorizo) a estes também chamou; e aos que chamou a estes também justificou; e aos que justificou a estes também glorificou. (Rom 8:29-30)

Mas falamos a sabedoria   de Deus  , oculta em mistério, a qual Deus ordenou antes (proorizo) dos séculos para nossa glória  ; (1Co 2:7)

E nos predestinou para filhos de adoção por Jesus Cristo  , para si mesmo  , segundo o beneplácito de sua vontade, (Ef 1:5)

Nele, digo, em quem também fomos feitos herança, havendo sido predestinados, conforme o propósito daquele que faz todas as coisas, segundo o conselho da sua vontade; (Eph 1:11)


A razão   não-criada (ageneton) de todos os seres. Philocalie  
PERENIALISTAS Frithjof Schuon  : Schuon Religio Perennis - TRAS LAS HUELLAS DE LA RELIGION PERENNE: ESPECULACIÓN CONFESIONAL: INTENCIONES Y DIFICULTADES LA VÍA DE LA UNIDAD El problema de la predestinación se resuelve metafísicamente por la doctrina de la Posibilidad: toda cosa posible es con toda evidencia «identidade - idéntica a sí misma», es decir, «quiere» ser lo que es, ontológica e inicialmente [1]; no es el Dios personal, creador y legislador, el que «quiere» el mal, Él transfiere simplemente en la Existencia   la Omniposibilidad diferenciada y diferenciadora que reside en la Essência   Divina - divina Esencia, de la que Él, el Dios personal, no es sino la primera hypostasis   - Hipóstasis. En cuanto al hombre, podríamos decir que la «condenação - condenación» es en cierto modo el passivo - lado pasivo del individuo kakia   - substancialmente perverso, es decir, cuya pecado   original - substancia misma es pecadora, siendo el ativo - lado activo el pecado, precisamente; queriendo el mal - queriéndolo en su misma substancia -, este individuo se «condena» a sí mismo, mientras que el pecado «acidente - por accidente», luego exterior a la individualidade - substancia individual, sólo conduce al «purgatório - purgatorio» [2]. Obsérvese que el «pecado mortal  » no está en la sola acción - un fato - hecho temporal no puede acarrear para el agente   una consecuencia intemporal -, sino que está ante todo en el ethos   - carácter, luego en la substancia; es decir, un mismo ato - acto puede tener un alcance ya accidental, ya substancial, según resulte de la corteza o del núcleo de la persona. Cuando el hombre mejora su ethos - carácter, Deo juvante, Dios ya no tiene en cuenta los pecados pasados cuyas raíces han desaparecido del alma  : un pecado que ya no se cometería es un pecado borrado, mientras que el hombre debe pagar por una antigua transgresión que todavía podría cometer. Huelga decir que en todo esto se trata, no de lo que aparece como pecado por su forma, sino de lo que es pecado por una paixões - tara intrínseca, pues la ação - acción vale por la intenção   - intención.

Ananda Coomaraswamy  : Coomaraswamy Metafisica - METAFÍSICA: ATMAYAJNA   - ATMANYAJÑA: EL SACRIFICIO DE SÍ MISMO
«Nosotros» somos agregado - agregados de los poderes funcionales que son los hijos (prajâh) de Prajâpati (Brahma  , atman  , Prana  , el Sol) y los ato - nombres de sus actos; es el Sí mismo Universal   el que opera en cada uno de nuestros muchos eus - sí mismos, viendo, pensando, etc., en los cuales él está dividido; es este Sí mismo el que se recoge a sí mismo cuando morimos, y el que pasa a otros morada   - habitáculos, cuya naturaleza está predeterminada por sus propias karma   - actividades anteriores. Si «nosotros» sobrevivimos o no a este paso, ello dependerá de si nuestra consciência   de si - consciencia de ser - que no ha de ser confundida con nuestros percepção - poderes de percepción «en el estado   de vigilia», de los cuales no sobrevive nada a la transición - está en él, o en «nosotros mismos». Aún queda, no obstante, que este peregrino   - Errante, y nosotros, si nosotros le hemos conocido a Él y no meramente a nosotros mismos, «se recoja y se junte» de una vez por todas y vuelva de esta ronda de devenires a sí mismo; eus - habiendo sido muchos, debe unificação - devenir nuevamente uno; morte - habiendo muerto una y otra vez, debe ressurreição   - ser resucitado de una vez por todas. La segunda fase del sacrifício - Sacrificio, entonces, y, desde nuestra posición presente   en la multiplicidade - multiplicidad, su parte más esencial, consiste en juntar   (samdhâ) nuevamente lo que separação   - había sido desmembrado, y en edificar (samskr) otro Sí mismo, un Sí mismo unitario, que será nuestro Sí mismo cuando este sí mismo presente ya no sea. Esta unificação - unificación y «união   - entrada dentro del propio de uno» es a la vez una Muerte, un renascer - renacimiento, una semelhança   - asimilación y un casamento   - matrimonio.


[1Esto es lo que expresa el Corán con otros términos: «Pero si ellos (los condenados) fueran devueltos (a la tierra), volverían a lo que les estaba prohibido...» (Sura Los Rebaños, 28).

[2En el Cristianismo, la teologia - teología es indecisa en lo que concierne a la predestinación, no en sí, sino en cuanto a la intención de Dios, que según unos es independiente de los méritos humanos y según otros depende, más o menos, de estos últimos, o lo hace en algunos casos; pero la primera de estas opiniones, sostenida por lo demás por San Agustín y Santo Tomás, es la que ha prevalecido finalmente, o al menos es la que predomina sobre las demás. Los católicos reprochan a los protestantes el que estén seguros de su salvación; aparte que la mayoría de los católicos, que ignoran la teología, no tienen otra actitud, esta certidumbre es, de hecho, un elemento más metódico que dogmático - al menos en las personas piadosas - y se acerca curiosamente a la certidumbre análoga de los amidistas.