Página inicial > Imaginal > akedia

akedia

segunda-feira 28 de março de 2022

    

Demônio do Meio-dia  
É o demônio do meio-dia, porquanto se diz que uma metade do dia acaba de terminar e mais uma vez não se passou nada... Este demônio incita o monge   a sair, murmura-lhe que o seu combate   é vão, que falhou a sua vida. Neste preciso momento, o único meio de lutar consiste em esperar por horas menos negras. (in: Espiritualidade - A essência   do monaquismo cristão - Entrevista com Jean-François Colosimo, professor de Patrologia no Instituto de Teologia Ortodoxa de Saint-Serge, Paris. (contribuição de Antonio Carneiro)
Abatimento, desânimo, esgotamento, tormento, sem causa   precisa, que assalta o asceta  .

(akidía): tedio, desgano, pereza e inercia espiritual. Genera obtusidad del espíritu, impotencia de la voluntad y disgusto por los mismos dones de Dios.


CRISTOLOGIA Citações dos Padres - em nosso site francês

Padres do Deserto  : Padres Acídia   - ACÍDIA


PHILOKALIA   Versão francesa Designa uma ruptura da ascese (askesis) e da vigilância   (nepsis), um estado   de negligência interior, de desencorajamento, de vazio doloroso, de «depressão».

Jean-Yves Leloup  
Mais triste que a própria tristeza  , a acídia é esta forma particular da pulsão da morte que introduz o desgosto e o tédio em todos os atos. Conduz ao desespero  , à depressão e até ao suicídio  .

Os padres da Philokalia a chamavam de «demônio do meio-dia», e a descreviam em detalhes como aquele estado em que o asceta (askesis) depois de conhecer consolações espirituais de iniciante (eisagogikos) e combates (agon) ardentes da maturidade (mesos  ), põe em dúvida todo seu caminho   espiritual.

Jean-Claude Larchet  
Vizinha da tristeza, a tal ponto que a tradição   ascética ocidental, com Gregório o Grande, reuniu as duas em um só grande vício (kakia  ) ou pecado   (hamartia). A tradução por preguiça   ou tédio não corresponde na íntegra a seu sentido original, pois também é ao mesmo tempo desgosto, aversão  , abatimento, desencorajamento, torpor, sonolência, peso do corpo e da alma   (psyche). Leva à instabilidade, inconstância, procrastinação, aversão a tudo que o cerca.

Evagrio  :
Golpeas tu pecho porque ves al alma moverse hacia el pecado, pero ella no percibe nada. Tratas de convencerla con las Escrituras  , mas ella no te escucha porque está obtusa. La enfrentas con la vergüenza de los hombres, pero no te atiende ni te entiende, como si fuera un cerdo que ha cerrado los ojos y se dirige hacia su recinto. A éste demonio nos llevan los persistentes pensamientos de vanagloria. Y se ha dicho de él que si aquellos días no hubieran sido abreviados, ninguna carne   se hubiera salvado (Mt   24:22). Esto sucede a aquellos que raramente frecuentan a sus hermanos. El motivo es evidente  : este demonio, frente a las desgracias de los demás, es decir las de aquellos que han sido acometidos por las enfermedades o que tienen la desgracia de estar presos o encuentran una muerte   imprevista, huye en seguida, porque no bien el alma se ha conmovido y se llena de compasión, se disipa el endurecimiento producido por el demonio. Pero esta posibilidad no la tenemos a causa de la soledad en que vivimos o de la rara presencia, cercana a nosotros, de personas que sufren. Es justamente para que podamos huir de este demonio que el Señor nos recomienda, en los Evangelios, que visitemos a los enfermos y a los que están en la cárcel. Estaba enfermo y me visitasteis (Mt 25:36), nos dice. Pero debemos tener presente   esto: si algún solitario, habiéndose tropezado con este demonio, no ha aceptado todavía pensamientos impuros, ni ha abandonado su casa   entregándose a la acedía, éste ha recibido la tolerancia y la templanza, que han bajado de los Cielos y lo han bendecido por tal impasibilidad. En cuando a aquellos que han hecho suya la profesión de ejercitar la piedad, y eligen vivir junto a los mundanos, deben cuidarse de este demonio. Yo, en efecto, me avergüenzo delante de todos ustedes y no quiero seguir diciendo o escribiendo a su respecto. Los sueños

Cassiano  :
Nuestra sexta lucha es contra el espíritu de la acidia, que está unido al espíritu de la tristeza y con él colabora, siendo éste un terrible y pesado demonio, siempre pronto a ofrecer una batalla a los monjes. Cae sobre el monje en la hora sexta produciéndole desasosiego y escalofríos, causándole odios hacia el lugar donde se encuentra y contra los hermanos que viven con él, así como respecto de su trabajo y de la lectura misma de las divinas Escrituras. Le insinúa también el pensamiento de cambiar de lugar y la idea   de que, si no cambia y no se muda, todo será fatiga y tiempo perdido. Además de esto, le dará hambre alrededor de la hora sexta, un hambre tal como no le sucede después de tres días de ayuno, de un largo viaje o de una gran fatiga. Luego hará que surjan pensamientos varios, tales como que no podrá nunca liberarse de tal mal o de tal peso, si no sale frecuentemente visitando a tal hermano  , para obtener una ventaja, se entiende, o visitando a los enfermos. Al Obispo Castor  : Los ocho pensamientos viciosos La acidia


SIMBOLISMO Jerônimo Bosch: SETE PECADOS CAPITAIS